Fray Luis García y Guillén (1763-1834): Una mirada al alto clero chiapaneco en tiempos de transición

SKU: 978-607-59310-5-0

$329.00

Hay existencias

VER ÍNDICES

La Independencia de México (1821) cambió las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Éste buscó mantener a aquélla sometida, como lo había estado durante el período hispánico. Para esto usó las instituciones jurídicas hispánicas e intentó ajustarlas a las nuevas circunstancias. En general el alto clero mexicano, por su parte, deseaba un nuevo arreglo; uno que, sin excluir del todo las pretensiones estatales, garantizara su independencia y reafirmara su subordinación al papa. Todo esto ocurría con un telón de fondo complejo, ya política, ya ideológicamente. Entre otros asuntos a considerar están el no reconocimiento de la Independencia por el rey de España, el poco conocimiento de la realidad diplomática europea por parte de los mexicanos, la suspicacia con la que la Santa Sede veía a las nacientes repúblicas hispánicas y las presiones que recibía para mantener la situación anterior a la emancipación, las tensiones generadas porque Chiapas era políticamente mexicana y eclesiásticamente dependía de Guatemala, un ambiente ideológico cada vez más adverso a la eclesiología católica que surgió como respuesta a la Revolución Francesa y el miedo que la Iglesia tenía a los cismas. Fray Luis García y Guillén, primer obispo de la diócesis de Chiapas una vez lograda la separación de España, fue uno de los muchos personajes que intervinieron en este proceso. Criollo comiteco, perteneció a una familia que gozaba de cierto relieve local. Educado en la capital guatemalteca, allá se hizo mercedario. Obtuvo en su orden importantes posiciones y gozó de prestigio por sus grandes letras y vida virtuosa. Se hizo notar por rechazar lo que parecía una mitra cismática y, luego, obtuvo la de Chiapas. En este destino se enfrentó a problemas graves: la pobreza de su diócesis, el desarreglo que en ella reinaba después de una larga sede vacante y, especialmente, las cada vez más tirantes relaciones con el poder temporal, ya en la dimensión local, ya en la federal. García poseía un carácter conciliador y muchas veces cooperó con las autoridades. Sin embargo, puesto entre las exigencias de éstas y su conciencia, no dudó. Murió pobre, camino al exilio, aún en tierra mexicana. El lector también podrá asomarse a las vidas, familias y obras de un grupo representativo del alto clero chiapaneco cuya influencia se prolongó largos años.

Autor: Alejandro Mayagoitia

Información adicional

Peso .150 kg
Dimensiones 22 × 17.8 × 25 cm
Año

Editorial

Esto te puede interesar

Hemos seleccionado esto para ti

  • Antropología del amor. Estructura esponsal de la persona

    $439.00

    VER ÍNDICE

    Explicación de la intimidad de la humana partiendo del cuerpo, que describe a la persona como “un quién capaz de amar”.
    Se desarrollan las estructuras duales y triádicas de la antropología, empezando por cuerpo, alma y espíritu; persona, naturaleza y cultura.
    Se redefine la noción de “naturaleza humna” y se explica el iter y la importancia de la noción de persona y su estructura relacional intrínseca. La persona significa lo más íntimo humano, su “esse” personal, en cuanto distinto a su esencia, que se va configurando mediante los hábitos a lo largo de su vida. La persona tiene una serie de características trascendentales: inteligencia, libertad y amor, que son actos respecto a las potencias de la naturaleza (intelecto paciente y voluntad.

    Se explica la diferencia entre persona masculina y femenina, la falta de pensamiento en la tradicional antropología asexuada y las dificultades para su desarrollo. Se describen sus principales características como la transversalidad, la capacidad de mutuo engendramiento o la exponencial fecundidad de la “unidad de los dos”, que configuran la estructura esponsal de la persona.
    Se describen los territorios del amor y cómo el amor es llamada y tarea, que configura la familia y la construcción de la historia, mediante una familia con padre y una cultura con madre.
    Libro pensado para estudiantes universitarios, para profesores de enseñanza media, padres de familia y para todo tipo de profesionales que deseen conocerse mejor.

    Páginas: 438

    Autores: Pedro-Juan Viladrich y Blanca Castilla de Cortázar

    DOI: doi.org/10.59868/4971411420184082414110

  • San Efrén y los padres del desierto.

    $329.00

    VER ÍNDICE

    Tanto San Efrén, quien fue proclamado doctor de la iglesia por el papa Benedicto XV, como Jacobo de Sarug, fueron dos de los primeros y más importantes representantes de la visión teológica de la iglesia siriaca. Gran parte de su trabajo quedó plasmado al modo de himnos y homilías métricas, haciendo de la poesía un medio de expresión de la teología. En Teología Siriaca en la tradición maronita, el corobispo Seely Joseph Beggiani se esfuerza por presentar las reflexiones de estos personajes de un modo sistemático, de acuerdo con categorias utilizadas en tratados occidentales, sin por ello socavar la originalidad y cohesión de su pensamiento. Para San Efrén de Siria (m.373) y Jacobo de Sarug (m. 521), Dios es absolutamente misterioso, si bien está presente en todo lo que ha creado. La Kenosis (el autovaciamiento) del Verbo de Dios no sólo se encuentra en la naturaleza humana de Cristo, sino también en las palabras finitas de las Sagradas Escrituras. A través de esta acción, el Divino se vuelve accesible para los seres humanos. El triple descenso del Hijo de Dios al seno de María, al río Jordán en su bautismo, y al sheol al momento de su muerte, fueron acciones dirigidas tanto a la redención como a la divinización. Efrén y Jacobo emplearon un sistema de tipologías y antitipologías utilizado en las Sagradas Escrituras para demostrar que los sacramentos son extensiones de la acción de Cristo a través de la historia. El material está organizado a partir de los temas del ocultamiento de Dios, la creación y el pecado, la revelación, la encarnación, la redención, la divinización y el Espíritu Santo, la Iglesia, María, los misterios de iniciación, la escatología, y la fe. A su vez, este libro resalta el hecho de que la tradición litúrgica de la iglesia maronita, una de las iglesias siriacas, constituye una expresión consistente y penetrante de la teología de estos dos padres de la iglesia siriaca.

    Páginas: 210.

    Autor: Seely Joseph Beggiani

    DOI: doi.org/10.59868/651800408039659

  • Voces al margen

    $439.00

    VER ÍNDICE

    Mucho se ha escrito sobre las luchas feministas, sobre qué es el feminismo y sobre los tipos de feminismos existentes. Los discursos proliferan y hemos deconstruido bastante las categorías típica y no tan típicamente femeninas, las corporalidades, las identidades. Sin embargo, ello no ha logrado parar las inercias del pasado que han sido profundamente introyectadas en las culturas, que persisten en las estructuras de desigualdad y que acallan las voces de las mujeres, minusvaloran sus acciones, subordinan sus necesidades. Las voces de mujeres continúan siendo silenciadas en los distintos ámbitos de la ciencia y la cultura, siguen pareciendo escasas o insuficientes y no porque les haga falta potencia, razonabilidad o capacidades para resonar, sino por el peso de un yunque histórico y macizo que pesa sobre ellas.
    Los textos contenidos en este libro buscan contribuir a la construcción de nuevos escenarios de escucha, que pongan atención a las expresiones politonales provenientes de las voces femeninas, sus demandas, sus problemáticas, sus propuestas y sus contribuciones. El concierto plural de estas voces al margen trasciende la búsqueda de un feminismo unificado, a través de revisiones de temas concretos y trascendentes enmarcados en la filosofía, la cultura y el arte que apuntan que las mujeres siempre se han encontrado presentes en estos campos, en ocasiones silenciadas o nulificadas, pero nunca ausentes.

    Páginas: 420.

    Autor: Sandra Anchondo Pavón, et al.

    DOI: doi.org/10.59868/1911690408241452

  • Fray Luis García y Guillén (1763-1834): Una mirada al alto clero chiapaneco en tiempos de transición

    $329.00

    VER ÍNDICES

    La Independencia de México (1821) cambió las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Éste buscó mantener a aquélla sometida, como lo había estado durante el período hispánico. Para esto usó las instituciones jurídicas hispánicas e intentó ajustarlas a las nuevas circunstancias. En general el alto clero mexicano, por su parte, deseaba un nuevo arreglo; uno que, sin excluir del todo las pretensiones estatales, garantizara su independencia y reafirmara su subordinación al papa. Todo esto ocurría con un telón de fondo complejo, ya política, ya ideológicamente. Entre otros asuntos a considerar están el no reconocimiento de la Independencia por el rey de España, el poco conocimiento de la realidad diplomática europea por parte de los mexicanos, la suspicacia con la que la Santa Sede veía a las nacientes repúblicas hispánicas y las presiones que recibía para mantener la situación anterior a la emancipación, las tensiones generadas porque Chiapas era políticamente mexicana y eclesiásticamente dependía de Guatemala, un ambiente ideológico cada vez más adverso a la eclesiología católica que surgió como respuesta a la Revolución Francesa y el miedo que la Iglesia tenía a los cismas. Fray Luis García y Guillén, primer obispo de la diócesis de Chiapas una vez lograda la separación de España, fue uno de los muchos personajes que intervinieron en este proceso. Criollo comiteco, perteneció a una familia que gozaba de cierto relieve local. Educado en la capital guatemalteca, allá se hizo mercedario. Obtuvo en su orden importantes posiciones y gozó de prestigio por sus grandes letras y vida virtuosa. Se hizo notar por rechazar lo que parecía una mitra cismática y, luego, obtuvo la de Chiapas. En este destino se enfrentó a problemas graves: la pobreza de su diócesis, el desarreglo que en ella reinaba después de una larga sede vacante y, especialmente, las cada vez más tirantes relaciones con el poder temporal, ya en la dimensión local, ya en la federal. García poseía un carácter conciliador y muchas veces cooperó con las autoridades. Sin embargo, puesto entre las exigencias de éstas y su conciencia, no dudó. Murió pobre, camino al exilio, aún en tierra mexicana. El lector también podrá asomarse a las vidas, familias y obras de un grupo representativo del alto clero chiapaneco cuya influencia se prolongó largos años.

    Autor: Alejandro Mayagoitia