Benedicto XVI. El papa de la fe y de la razón

SKU: 9786075950693

$197.00

Hay existencias

VER ÍNDICE

Benedicto XVI es el Papa de la fe y de la razón. El papa alemán se enfrenta a la «dictadura del relativismo», a la crisis del indiferentismo y a la falta de sentido en el mundo contemporáneo. En este contexto exhorta a todos los hombres a ser cooperadores de la verdad, ampliando la razón en un continuo diálogo con la fe, para que el centro de su mensaje pueda ser recibido: Cristo es el Hijo de Dios que toma la carne para salvarnos a través de su cruz y su resurrección. Su mensaje, centrado en el kerigma salvífico, dota de sentido al hombre contemporáneo y llena de esperanza a la existencia humana.

El papa emérito encarna humildemente su teología y propuesta magisterial: la esperanza del cristiano radica en el conocimiento de la imposibilidad de salvarnos con nuestras propias fuerzas, pues es Cristo nuestro salvador.

Páginas: 136.

Autor: Mariano Fazio

DOI: doi.org/10.59868/16520180408241434

Información adicional

Peso 0.100 kg
Dimensiones 21 × 15 × 15 cm
Año

Editorial

Páginas

136

Esto te puede interesar

Hemos seleccionado esto para ti

  • La persona en la empresa y la empresa en la persona

    $329.00

    VER ÍNDICE

    Cuando pensamos en la empresa, pensamos en una institución que está hecha para “ganar dinero” para “hacer negocio” y es verdad; ese es uno de sus objetivos. Sin embargo, no es el único. Su misión se complementa con muchas otras que le dan un sentido antropológico que es capaz de recoger y enaltecer este fin económico tan importante. Hay también otra realidad muy importante y cada vez más evidente: las empresas son lugares donde las personas “crecen”, se “desarrollan”. Al trabajar en una empresa, las personas aprenden, y esto las mejora, no sólo en aspectos “administrativos”; también, si la empresa se lo propone, quienes en ella laboran adquieren virtudes, esos hábitos operativos buenos que se trasminan a toda su persona, como pueden ser la laboriosidad, el orden, la amabilidad, la paciencia, la responsabilidad, etc. Podemos considerar entonces a la empresa como un lugar de creación de valor para las personas, y así como los economistas hablan de “Valor económico agregado”, que no es otra cosa que la creación de riqueza en una empresa, también es posible hablar de “Valor Humano Agregado”, esa mejora que se da en las personas cuando trabajan bien en la empresa; el trabajo bien hecho que transita no sólo hacia el objeto, bien o servicio producido, sino hacia la misma persona que lo produce. Este libro aborda el tema de la persona en la empresa desde un enfoque antropológico (centrado en la persona), utilizando fundamentos de filosofía clásica, y con el objetivo de contribuir a un mejor entendimiento de esta institución, la empresa, relativamente reciente, pero que de una manera muy eficaz colabora en el combate a la pobreza y el aumento del bienestar. Quizá por eso la sociedad, cansada de ideologías que no han dado resultado, o de promesas electorales incumplidas, vuelve sus ojos a la empresa, poniendo en ella sus esperanzas de una vida mejor, un reto que la empresa no solicitó, pero tiene que afrontar.La persona en la empresa; es considerar a la persona como elemento esencial en el cumplimiento de los objetivos de la empresa, especialmente en la actual economía del conocimiento, donde los principales activos creadores de riqueza (a diferencia de épocas anteriores) son las personas. Pero también la empresa en la persona considera a la empresa como catalizador, como sistema que, bien orientado, permitirá que la persona crezca y se desarrolle, añadiendo valor no solamente económico, sino también humano.

    Páginas: 204.

    Autor: Carlos Ruíz González

    DOI: doi.org/10.59868/1938150407837851

  • Recetario de cocina María Elena Benfield y Gayosso (1876-1969)

    $494.00

    Páginas: 178.

    Autor: José Luis Curiel

    DOI: doi.org/10.59868/651800407232450

  • Sobre la familia. Realidades y representaciones sociales y culturales

    $417.00

    VER ÍNDICE

    La familia históricamente ha sido una institución social determinante para el desarrollo de las comunidades y la cultura en general. Sin embargo, y a pesar de constituir una realidad social evidente, ello no implica que su concepto goce de un consenso universalmente aceptado.

    Producto de esta diversidad de punto de vista, se ha derivado, igualmente, diversidad de visiones y modos de comprensión de la familia y de la vida familiar, lo cual se puede apreciar claramente mirando las diversas representaciones estéticas que artistas, escritores, teólogos y filósofos han elaborado respecto de este grupo a lo largo del tiempo. Lo mismo ocurre cuando se revisan los informes de diagnóstico que académicos, universidades e incluso las propias instituciones de gobierno respecto de esta institución; en todos los casos la concepción de familia parece estar sujeta a las circunstancias en las que emerge y se desarrolla.

    Por ende, la pregunta crucial que se propone responder en este libro es ¿cómo se ha representado socialmente la familia a lo largo del tiempo? ¿Podemos derivar de dichas representaciones algún consenso respecto del papel y función que esta institución cumple en la sociedad y en la cultura?

    Las aportaciones incluidas en este volumen son estudios respecto de las representaciones familiares en distintos ámbitos y en conjunto apuntan criterios mínimos de comprensión de lo familiar en sus diferentes vértices.

    Páginas: 326.

    Coordinador: Gustavo Adolfo Esparza Urzúa

    Autores: Javier Fernández de Castro, Daniela Zamora Limón, Andrea Estefanía Morales Zavala, Julieta Domínguez-Soberanes, Teresa Hernández, María del Carmen Gutiérrez Guerrero, Jorge M. Aguirre-Hernández, Fabrizio Pizzi, Ethel Junco, Claudio C. Calabrese, Gustavo Esparza, Luis Alberto Pérez Amezcua, Nassim Bravo, Juan Manuel Vizcaíno

    DOI: doi.org/10.59868/16520180407434240

  • Razón y persona en la persuasión

    $329.00

    VER ÍNDICE

    La demostración y el razonamiento formal pueden gozar de validez en sí mismos, sin referencia a un destinatario. En cambio, la validez de la argumentación no se puede estudiar en su integridad sin conocer al público al que se dirige, sin saber qué significa para el hablante y para el interlocutor, sin saber nada de las circunstancias en las que la argumentación tiene lugar.
    La verdad es débil al menos en dos aspectos, muy evidentes: a) es posible tener la verdad sin poder hacerlo valer (¿cuántas veces hemos vivido la experiencia de tener razón y que no nos crean?); b) con la verdad se puede engañar, corromper, maleducar: la mejor desinformación suele ser la que dice sólo verdades.

    Se dice que al final la verdad vence siempre. Yo estoy convencido de que es así, y Aristóteles asegura que “la verdad y la justicia son por su propia naturaleza más fuertes que sus contrarios”. Sin embargo, si no queremos esperar al juicio final hay que anticiparle vigor a la verdad. Los dos aspectos de su debilidad nos conducen de la mano a la noción aristotélica de retórica, la “facultad de descubrir lo que es adecuado en cada caso para convencer”, que a mí me gusta reformular como sigue: el arte de hacer que la verdad parezca verdadera. ¡No es poco arte! ¿Qué no daría un padre por la capacidad de presentar a sus hijos las cosas de tal manera que éstos las vean del modo adecuado? ¿Qué no daría un maestro? ¿Qué no daría alguien que se dispone a declarar su amor?

    Páginas: 170.

    Autor: Rafael Jiménez Cataño

    DOI: doi.org/10.59868/1421140408241448