El anillo de Giges. Una introducción a la tradición central de la ética

SKU: 978-607-9845-91-9

$329.00

Hay existencias

VER ÍNDICE

En La República de Platón se cuenta la historia de Giges, un pastor que encuentra un anillo. Al poco tiempo descubrió que, al moverlo de determinada manera, podía volverse invisible, de modo que sus compañeros hablan de él como si no estuviese presente porque no podían verlo. No tardó en advertir el poder que le otorgaba la capacidad de volverse invisible. Así, se introdujo en la corte, sedujo a la reina, mató al rey y terminó por transformarse en tirano. Esta historia no está recogida por casualidad. Si Giges es un modelo envidiable, la ética está de más, o es únicamente un pretexto para mantener a raya a los fuertes. Esta introducción a la tradición central de la ética occidental recoge una reflexión acerca del bien humano iniciada en Atenas hace 25 siglos. Esta tradición fue continuada por autores como Cicerón y Tomás de Aquino, y perdura hasta nuestros días en las obras de Robert Spaemann, John Finnis y muchos otros. Su contrapunto intelectual es el relativismo ético, que niega la posibilidad de reconocer principios morales de carácter universal. El anillo de Giges es una obra de divulgación, inteligente e informada, pero a la vez amable y comprensiva. Una de sus características más originales es la continua referencia a obras literarias y otras expresiones artísticas. Se trata, en suma, de un libro introductorio a la filosofía moral que nos hace descubrir en los antiguos una ayuda poderosa para responder las preguntas que nos planteamos a la hora de orientar nuestras vidas.

Páginas: 305

Autor: Joaquín García-Huidobro

DOI: doi.org/10.59868/1421140407434276

También disponible en: Amazon Kindle

Información adicional

Peso .17 kg
Dimensiones 21 × 15.1 × 15 cm
Año

Editorial

Páginas

305

Esto te puede interesar

Hemos seleccionado esto para ti

  • Philosophia mundi

    $604.00

    VER ÍNDICE

    En Philosophia mundi de Guillermo de Conches (c. 1085-1154), observamos un gran interés, como algo propio del segundo cuarto del siglo XII, por saciar el ansia de conocimiento de la filosofía natural y, en general, de los problemas de la naturaleza, según el modelo de la escuela de Chartres, en cuyas aulas se intentaron explicar los fenómenos del cosmos a través de las leyes de la naturaleza . Se inicia lenta pero claramente una secularización de signo positivo: la comprensión del universo a partir de la noción de creación y también de manera independiente, pues se considera que aquel posee una estructura racional propia. Este modo de conocer el universo comenzó a tener, entonces, un sentido nuevo, pues este modelo se proyectó sobre la comprensión de la revelación. Al haber dispuesto la correlación, tan propia de los siglos XI-XII, entre teología, filosofía, literatura y artes en general asistimos, en definitiva, a la presencia de la imaginación en la investigación de la realidad; por ello, no es sorprendente que el contraste entre la infinitud de Dios y el horizonte del universo, que se ampliaba cada vez más, se hiciera poco a poco más difuso, hasta el punto de unificar, en la práctica, el deseo de Dios y de conocimiento del mundo.

    Páginas: 208.

    Autor: Guillermo de Conches
    Traducción: Carlos Rafael Domínguez; Claudio César Calabrese; Ethel Beatriz Junco

    DOI: doi.org/10.59868/1911690408241452

  • Un grandísimo prodigio del Logos Sapiente. La diferencia sexual según los Padres Capadocios

    $439.00

    VER ÍNDICE

    No había todavía alguien semejante a él, como ayuda para su vida; justamente en ese momento sucedió este grandísimo prodigio del Logos sapiente: con su mano poderosa y vivificante, dividió en dos al hombre que había creado como espectador de su universo, mi raíz y semilla de la multiplicidad de la vida y tomó una sola costilla de su costado, dando forma así a la mujer y, mezclando en sus corazones el amor, les concedió a ambos el sentirse atraídos uno por el otro. (Gregorio Nacianceno, Poema I,2,1)

    Con estas palabras se refiere Gregorio Nacianceno a la diferenciación hombre-mujer y con estas palabras se introduce esta obra, que presenta una investigación orientada a iluminar la problemática contemporánea sobre la diferencia sexual. Los Padres Capadocios tuvieron una rica experiencia familiar marcada por una importante presencia femenina que influyó en su reflexión teológica. Precisamente, el desarrollo de la temática inicia con la exposición de la relación que los Capadocios tuvieron con mujeres, dentro y fuera de sus familias, según consta en sus escritos. A continuación, se exploran en los tres autores las reflexiones antropológicas que están en relación con el tema de la diferencia sexual y, por último, se indaga por temas espirituales que pueden ofrecer luces para el mismo tema. Aunque estos padres no tratan de manera directa en sus obras sobre la diferencia sexual, su rica relación con mujeres influyó en sus reflexiones teológicas y espirituales permitiéndoles aportar luces que la antropología teológica puede aprovechar para repensar hoy esa diferencia. En efecto, los Capadocios consideran que la diferencia sexual no está ligada a la imagen de Dios, sin embargo, le otorgan un lugar importante en la constitución del ser humano, en su carácter de méthorios, mediador entre el mundo material y el mundo inmaterial. Además, la masculinidad y la feminidad son para ellos una metáfora espiritual y consideran que la plenitud de la vida cristiana está abierta por igual a hombres y mujeres. En síntesis, la vida cristiana y la reflexión teológica de los Capadocios contribuyen, con sus particularidades desde la antigüedad, a la tarea que impende hoy sobre la antropología teológica de pensar la diferencia sexual.

    Páginas: 460.

    Autor: Ana Cristina Villa Betancourt

    DOI: doi.org/10.59868/131790408039691

  • La persona en la empresa y la empresa en la persona

    $329.00

    VER ÍNDICE

    Cuando pensamos en la empresa, pensamos en una institución que está hecha para “ganar dinero” para “hacer negocio” y es verdad; ese es uno de sus objetivos. Sin embargo, no es el único. Su misión se complementa con muchas otras que le dan un sentido antropológico que es capaz de recoger y enaltecer este fin económico tan importante. Hay también otra realidad muy importante y cada vez más evidente: las empresas son lugares donde las personas “crecen”, se “desarrollan”. Al trabajar en una empresa, las personas aprenden, y esto las mejora, no sólo en aspectos “administrativos”; también, si la empresa se lo propone, quienes en ella laboran adquieren virtudes, esos hábitos operativos buenos que se trasminan a toda su persona, como pueden ser la laboriosidad, el orden, la amabilidad, la paciencia, la responsabilidad, etc. Podemos considerar entonces a la empresa como un lugar de creación de valor para las personas, y así como los economistas hablan de “Valor económico agregado”, que no es otra cosa que la creación de riqueza en una empresa, también es posible hablar de “Valor Humano Agregado”, esa mejora que se da en las personas cuando trabajan bien en la empresa; el trabajo bien hecho que transita no sólo hacia el objeto, bien o servicio producido, sino hacia la misma persona que lo produce. Este libro aborda el tema de la persona en la empresa desde un enfoque antropológico (centrado en la persona), utilizando fundamentos de filosofía clásica, y con el objetivo de contribuir a un mejor entendimiento de esta institución, la empresa, relativamente reciente, pero que de una manera muy eficaz colabora en el combate a la pobreza y el aumento del bienestar. Quizá por eso la sociedad, cansada de ideologías que no han dado resultado, o de promesas electorales incumplidas, vuelve sus ojos a la empresa, poniendo en ella sus esperanzas de una vida mejor, un reto que la empresa no solicitó, pero tiene que afrontar.La persona en la empresa; es considerar a la persona como elemento esencial en el cumplimiento de los objetivos de la empresa, especialmente en la actual economía del conocimiento, donde los principales activos creadores de riqueza (a diferencia de épocas anteriores) son las personas. Pero también la empresa en la persona considera a la empresa como catalizador, como sistema que, bien orientado, permitirá que la persona crezca y se desarrolle, añadiendo valor no solamente económico, sino también humano.

    Páginas: 204.

    Autor: Carlos Ruíz González

    DOI: doi.org/10.59868/1938150407837851

  • Aborto después de nacer: un análisis bioético de la vida humana en sus primeras etapas

    $307.00

    VER ÍNDICE

    Ante el aborto existen muchos puntos de vista opuestos que causan problemas en la sociedad en lo que se refiere a su regulación para la protección de la vida. Dadas estas contradicciones busco exponer los puntos en los que se utilizan conceptos básicos de Metafísica para defender la vida del no nacido. Mi punto de partida es un artículo filosófico que ha causado mucha controversia en el presente tema.
    Los filósofos Giubilini y Minerva en su artículo “Aborto después de nacer: ¿por qué el bebé debe vivir?” publicado en el Journal of Medical Ethics hablan acerca del aborto como “la aniquilación de una pura potencia”. Eso ha hecho que el aborto se haya ido aceptando gradualmente en la sociedad, ya que ésta no considera que tal acción va en contra de la calidad de vida del feto, al eliminarlo. Los autores demuestran, argumentativamente, que los fetos y recién nacidos no tienen el mismo estatus ontológico y moral que una persona. Para ellos, ambos (feto y recién nacido) son potencialmente personas y son moralmente irrelevantes; y que la adopción tampoco se encuentra en el mejor interés de las personas. De este modo pretenden justificar el quitar la vida a un recién nacido ya que, según ellos, “no es una persona en acto ”.

    Páginas: 167.

    Autor: Ana Jimena Casillas Castañeda

    DOI: doi.org/10.59868/49714121518408039642